Definición de objetivos SMART

Cómo Definir Objetivos SMART

En la mayoría de ocasiones, el éxito o el fracaso de un proyecto pasa por la correcta definición de los objetivos, ya sea para la definición de objetivos personales, para una organización grande o una empresa pequeña . Es decir, un defecto de forma en el momento de establecer qué se quiere conseguir con las acciones que vamos a llevar a a cabo. Éstos deben definir claramente lo que se quiere conseguir, en que momento y de una forma realista. De esta manera, tendremos un marco claro y conciso para determinar si la las acciones realizadas han sido un éxito o, por el contrario, ha sido un auténtico fracaso y hemos tirado nuestro esfuerzo y recursos por la borda. De hecho, realizar acciones sin definir correctamente los objetivos es como subir a un coche sin conductor o dejarse llevar por la corriente y los caprichos del mercado.

¿Qué son los objetivos SMART?

Los objetivos SMART es una metodología de definición de objetivos basada en 5 criterios básicos que, como el acrónimo de la palabra SMART indica, debe ser:

Específico: Su definición tiene que ser específica, simple y concisa

Medible: el objetivo debe ser medible con kpis

Alcanzable: la consecución del objetivo tiene que ser realista y alcanzable

Relevante: El objetivo debe ser relevante para la organización

Limitado en el tiempo: se objetivo debe estar enmarcado en el tiempo, estableciendo un principio y un final.

¿Cómo definir un objetivo SMART?

1. Específica claramente qué se quiere conseguir

Su objetivo debe ser claro, conciso y específico, de lo contrario, no se podrán focalizar  los esfuerzos y los recursos de la campaña. Cuando redacte la meta, puede resultar de ayuda intentar responder a estas preguntas:

  • ¿Qué quiero lograr?
  • ¿Por qué es importante este objetivo para la organización?
  • ¿Quien esta implicado?
  • ¿Donde está localizado?
  • ¿Qué recursos o límites están involucrados?

Ejemplo definición específica

Imagina que actualmente eres un ejecutivo de una importante consultoría de marketing y te gustaría ser el jefe de marketing de la empresa. Un objetivo específico podría ser: Adquirir las habilidades y la experiencia necesaria para llegar a ser el jefe de marketing dentro de mi organización, para poder desarrollar mi carrera y liderar un equipo exitoso”.

2. Establecer un objetivo medible

Es importante tener objetivos que se puedan medir para que, por una parte, se pueda realizar un seguimiento del progreso, y por otra parte, para realizar la evaluación final para determinar si las acciones llevadas a cabo han cumplido las expectativas determinadas inicialmente. Cuando redacte el objetivo, puede resultar de ayuda intentar responder a estas preguntas:

  • ¿Cuánto queremos conseguir?
  • ¿Cuánto queremos mejorar?

Ejemplo definición medible

Para un empresa de venta de zapatos online que pretende realizar una campaña de publicidad en Facebook: 

  • aumentar las ventas en un 10%
  • recibir 1.000 pedidos de usuarios de Facebook
  • Conseguir 3.000 subscriptores en la fanpage de Facebook

3. Establecer un objetivo alcanzable

El objetivo definido también tiene que  ser realista y alcanzable. Si se determina un objetivo demasiado ambicioso, seguramente estaremos abocándonos al fracaso des de un principio y los esfuerzos realizados, no conseguirán nada más que nuestra frustración. Por lo tanto, se debe ser muy consciente de lo que se puede conseguir y hasta donde se puede llegar con la inversión de recursos realizada. 

En este aspecto, vale la pena destacar, que hay que tener cuidado con los factores externos que pueden influir en la consecución del objetivo. En muchas ocasiones las acciones realizadas están condicionadas por el mercado y este es un factor suficientemente importante como para ser precavido en el momento de determinar la definición del objetivo a conseguir.

4. Establecer un objetivo relevante

Este punto se centra en garantizar que el objetivo definido es importante para el beneficiario de la definición del objetivo. De nada, servirá realizar esfuerzos humanos o económico para objetivos irrelevantes. Además, la definición, también debe ser consecuente con el resto de metas y objetivos personales o de la organización. 

Beneficios de los objetivos SMART

Los objetivos SMART también son de fácil uso y aptos para cualquier persona, en cualquier lugar. Y lo que es mejor, sin la necesidad de utilizar ningún tipo de herramientas o habilidades especiales. Son una estupenda  y eficaz herramienta. Proporcionan una visión clara de lo que se quiere conseguir, ayudan a focalizar los esfuerzos y recursos y, además, aportan la motivación necesaria para lograr los objetivos definidos. Otro aspecto importante es que ayudan a aumentar la efectividad en la consecución de los objetivos al determinarlos concretamente y establecer una fecha de finalización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *